value

jueves, 2 de julio de 2009

The Pains Of Being Pure At Heart: "The Pains Of Being Pure At Heart" (Slumberland Records, 2009)

¿Vuelve el indie pop tal y como lo conocemos?
Sí, vuelve: exactamente tal y como lo conocemos.

Un reciente repaso a la actualidad musical aconseja que puede no estar de más preguntarse hasta que punto es justificable defender a artistas cuya mayor virtud es su capacidad para viajar al pasado, expoliar los sarcófagos de viejas y exquisitas momias, envolverlas en papel cuché y presentárnoslas como una fresca creación salida de un huerto de genialidad.
No debería ser más lícito -por muy exclusiva o elitista que sea- que la más reciente de las sensaciones alternativas del momento, hieda a My Bloody Valentine, Belle and Sebastian, Jesus and Mary Chain o Pastels sin dar algo a cambio y salga triunfante a hombros de acólitos, y que el último insufrible hit radiofónico que refríe los 80, retoza en disco-pachuli, se apunta a la canción ligera o al folk yemení, sea bapuleado por ordinario en los foros de la pléyade de sabios pop.

El primero, es el caso -no lo duden- de The Pains Of Being Pure At Heart. En una flagrante traición de la nostalgia, la mitad de los redactores del periodismo "independiente" musical no han dudado en abrazar este debut como uno de los acontecimientos musicales del año. La mayoría de ellos tenían 14 años cuando el sonido de The Pains Of Being Pure At Heart ya se cocía en las ollas de Sarah Records, Creation, One Little Indian. Es lo malo que tiene hacerse mayor: empiezas a parecerte a tus padres.

Las buenas noticias son que, si dejamos de lado todas estas molestas e inquietantes cuestiones, lo que nos topamos es un disco del que, lo mejor que se puede decir, es que todas las canciones son tremendos singles pop, ideales para saciar la -mi- añoranza de un disco valedor de permanecer girando en mi gramola hasta que se levanta la aguja.

Abandonándonos a la lujuria, podemos aceptar como animal de compañía que "Contender" sea Belle and Sebastian en un día que se equivocan y pisan -un poquito- el pedal de fuzz, disfrutamos aunque "Come Saturday" recuerde a Velocity Girl; no sé si me gusta "This Love Is Fucking Right" por que evoca más a Ride o The Pastels o si "Gentle Sons" le tuerce el brazo a Jesus and Mary Chain o Slowdive. Qué mas da. El disco se disfruta como el que en un día soleado se come un helado en la playa mirando cómo se baña la chica del biquini rojo.

Mientras soñamos y a la espera de nuevas noticias de este cuarteto de NY, que, vistas las hechuras podrían apuntar incluso algo más alto, podemos regodearnos -sin arrepentimientos- en las punzadas de dolor de los puros de corazón.

------------------------------------------------------

Play: The Pains Of Being Pure At Heart - "Everything With You"








Play: The Pains Of Being Pure At Heart - "Contender"








Play: The Pains Of Being Pure At Heart - "Come Saturday"










Ver Disclaimer abajo antes de escuchar o descargar / See Disclaimer terms below before listening or download.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada